sábado, 13 de abril de 2013

Leer porque te gusta, para pasar un tiempo muy agradable, para identificarte con los personajes, para soñar, para llorar, para reír, para esperar (en la sala de espera del dentista), para aprender disfrutando, para tener más vocabulario, para corregir tu hortografía, digo, ortografía, para viajar (en el tiempo y en el espacio), para todo. Nunca por obligación.